La entrevista

2:00


Dos semanas después.
El asunto con Julia había empeorado conforme pasaban los días. Ella decidió dejar de relacionarse con el grupo excepto de Juan Pedro. Siempre hemos sabido que son inseparables por más cabezota que ella sea.
Sobre mí, se podía decir que he empezado a decorar la habitación, que cada día al lado de Ruth es una aventura sobretodo porque no entiendo como tiene tanta ropa y se sigue armando un lio para lavarla… he seguido buscando trabajo y hoy tendré por fin esa entrevista que mi amiga me concertó.

Espero que el gerente no sea demasiado estricto y yo no ponerme… ¿nerviosa, histérica, paranoica…? ¡Qué sé yo! Tal vez todo a la vez.

Debido a mí falta de ingenio a la hora de vestir, Ruth me ha obligado a hacerle innumerables pasarelas hasta que hemos encontrado algo más decente de lo que suelo llevar. Como no me atraen para nada los vestidos opté por una falda pantalón morada con una camisa de lino blanca de tachuelas en el hombro, una chaqueta de cuero marrón y unas zapatillas negras.
Evidentemente, Ruth continúa con el complejo de convertir a todo el mundo en modelo y ha acabado amaestrando mi despeinada melena castaña culminando en una trenza que ha visto en un videoclip musical en la televisión.
Tengo solo media hora para que den las 3 de la tarde y hay que recorrer entre 15 y 18 manzanas para llegar al sitio acordado.
Me despido de Ruth y me dispongo a caminar después de que me haya deseado suerte ¡Ojalá la tenga!

Media hora más tarde:

Creo que por fin he llegado pero no me imaginaba que este local fuera así de espacioso y lujoso. Aunque aún faltase detalles para ultimar se le notaba clase.
Toqué la puerta con timidez y me abrió un hombre  alto, de apariencia media, aire serio, y por supuesto, misterioso.
-Buenas tardes, señorita Vallejo. Mi nombre es Richard Wood y soy gerente del restaurante 4 copas. Contuve una sonrisa al darme cuenta de su acento británico y por la escucha del nombre del local.
-Pase y escoja asiento-. Sin entretenerme me acerqué a la mesa más cercana donde me senté.-Supongo que le habrán hablado de lo que usted trabajaría aquí.
- Supone, usted, bien incluso le he traído el currículo por sí quiere ver algo en concreto.
- Perfecto, déjemelo para echarle un vistazo y también su documentación para verificar los datos.
- Sin ningún problema, aquí lo tiene todo.
Observó minuciosamente los papeles durante unos minutos hasta que alzó la vista formulando lo que menos quería responder.
-Interesante… ¡Buenas referencias!-. Me guiñó un ojo a lo que forcé una sonrisa con pocas ganas.-Según esta información usted se ha mudado recientemente. ¿A qué se debe sino le importa?
- Necesitaba un cambio de aires e independizarme de mis padres como cualquier hijo.- Fui tajante pero era la mejor opción ante un rompe corazones innato como él aparentaba ser.
- Pero si es usted muy joven ¿estás segura de lo que has hecho? Los padres son un pilar fundamental.
- Soy adulta al fin y al cabo. Soy quién debe decidir por mí  misma y si decidí poner tierra de por medio es porque tengo mis motivos al respecto y no voy a cambiar de opinión por ello. Le agradezco su preocupación pero estoy muy bien en mi situación actual.
- No, creo que  tengas razón pero lo respeto como toda persona razonable. Discúlpeme por la intromisión  y espero que en un futuro no te arrepientas.
-Disculpas aceptadas, ¿podemos continuar?
-Sí, por supuesto. Aquí tenemos dos trabajos en restaurantes durante periodos vacacionales y una carta de recomendación de los mismos con datos óptimos. Me hace preguntarme: ¿En qué puesto estaba usted establecida?
- Como todo principiante comencé por los servicios, luego en caja atendiendo a los clientes ya que eran restaurantes de comida rápida o sirviendo en las mesas.
- Para conseguir un propósito hay que proponerse un reto aunque sea comenzando desde el puesto menos cualificado como le ocurrió a usted. Da a entender que es una joven trabajadora, eficaz y que puede trabajar en distintos ámbitos.
- Gracias, no sé qué decir.
- No las dé, bien ¿usted prefiere trabajar a tiempo parcial o completo?
- Completo, ¿por qué lo dice? – me observó sorprendido.
-Porqué en una mujer de su edad es normal que sea a tiempo parcial por los estudios. No obstante, si así gusta de ello así será.
- En realidad, preguntó que preferiría no que es lo que realmente podía hacer. Sí, es cierto estoy terminando segundo de Bachillerato por lo que me veo obligada a trabajar a tiempo parcial hasta selectividad si es que no hay problemas. De todas formas, usted estará informado si lo desea.
- Me parece perfecto. Una curiosidad: ¿Cabe la posibilidad de qué tenga dudas sobre sus estudios en un futuro y haya decidido trabajar sin consentimiento parental siendo este el motivo por el cual ya no reside con ellos?
- Mis padres no tienen nada que ver al respecto porque lo hubieran aceptado igualmente. ¿Indecisión por los estudios? Tal vez sí, tal vez no. En cualquier caso, mis padres están siempre al margen. Siempre he sido independiente. Puede que me tome un GAP year (programa de voluntarios o destinos geográficos diferentes  donde se adquiere experiencia para después reengancharse a los estudios de manera diferente o después de los mismos) o año sabático si veo que no consigo mis objetivos.
- Tiene las ideas claras. Arriesga mucho pero tampoco es nada malo ser independiente. Si te ves agobiada y no crees ser capaz en esos momentos puede ser una buena alternativa. Conozco el programa GAP year puesto que algunos compañeros del internado escocés en el que estuve pudieron acceder al mismo. Sin embargo, hay que tener  bastante poder adquisitivo porque la ayuda estatal es insuficiente dado que los países a los que se traslada uno suelen ser países en vías de desarrollo.
- ¿Es usted Escocés?- Sonrió ante mi pregunta y yo le correspondí igualmente.
- Sí, de Livingston.- Respondió con añoranza.
- Creí que era irlandés, discúlpeme. Estoy al tanto de los pros y los contras del programa pero creo que podría arriesgarme.
- Al fin y al cabo es usted la que tendrá que decidir cómo quiere encauzar su vida. ¡Espero que tenga suerte! Pero de momento le ofrezco un trabajo en periodo de prueba a tiempo parcial durante un mes para verificar su actitud como trabajadora en hostelería.
- Encantada de aceptar el trabajo y no se arrepentirá- Concluí con una de mis mejores sonrisas.
- Entonces solo me queda decirle que comenzará a trabajar este viernes a partir de las 17:00 hasta las 23:30 y su ámbito será de camarera.-Él se levantaba y hacía ademán para que yo hiciera lo mismo ya que esta entrevista estaba llegando a su fin.

- Perfecto, aquí estaré. – Mientras nos despedíamos.

***

Puesto que no tenía nada mejor que hacer decidí pasear en busca de una de mis cafeterías favoritas de mi ciudad donde poder disfrutar de un cappuccino y algún dulce. Y así, alegrarme como es debido  por haber conseguido este trabajo.
No pensaba que la cafetería estuviese tan lejos o simplemente es que perdí un poco el sentido de la orientación de tanto pensar… Y ya no sé ni que calle debo buscar. ¡Genial, Aura, Genial!

Otro más de mis despistes, siempre me pasa igual y no sé como lo hago… ¡Un momento! ¡Eureka, esa es la calle!
Sin embargo, recibí un golpe que me tumbó literalmente contra el suelo y del que rápidamente me levanté con un tremendo dolor de cabeza ayudada por unas manos desconocidas. Lo que menos me iba a imaginar que el causante del golpe fuera ni más menos que Joel Luna, uno de mis compañeros de primaria con quién jamás me lleve de perlas. Ya que no soportaba su actitud de egocéntrico y su carácter de líder de la manada.
Joel mantenía el mismo aspecto de chico ni muy delgado ni poco fuerte pero de él era notable sus ojos claros y  su envidiable estatura a pesar de los años sin su presencia. Y es por ello, que me extrañó que decidiera romper el hielo.
-   Hola, perdona. No era mi intención tirarte al suelo… Discúlpame es que iba corriendo en uno de mis entrenamientos y con el ruido de la música de mis auriculares ni te vi venir de frente. – Me sonrió.
-   Disculpas aceptadas puesto que yo también podía haberme apartado y no lo hice.-Tratando de ser cortante.
-   Me alegro de que esté todo aclarado. ¿Por cierto,  no nos conocemos de algo? ¡Es que tu cara me es muy familiar!-Me guiñó un ojo con una de esas sonrisas que habrá utilizado a saber con cuantas para ligar.
-   Sí, nos conocemos del colegio.
-   ¡Vaya! ¿Y puedo saber tu nombre?-Sé ve que estaba interesado en entablar conversación.
-   Trata de adivinarlo.- ¡No iba a ser una mujer fácil!  Si quiere algo que se esfuerce.
-   Chica, lista. Veo que tratas de hacerte la difícil. ¿Qué tal si te digo nombres y tu respondes sí o no?
-   Adelante.
-   ¿Olga?
-   No.
-   ¿Martina?
-   No.
-   ¿Rebeca?
-   No.
-   ¿Nora?
-   No.
-   ¿Adela?
-   No.
-   Pues sí que me cuesta dar con tu nombre. Cambio de juego… ¿Por cuál de las siguientes letras empieza: A, B, F, L, M o S?- Se ve que no se cansa…Menos mal que aún se lo puedo poner más difícil…
-   ¡B y A! A ver si puedes adivinarlo-Risas.
-   ¡¿Dos nombres?! ¡No me lo puedo creer! ¡Si que eres complicada! Pero veamos… déjame que piense… poca gente en el colegio tenía dos nombres y la verdad que suele ser adivino pero no caigo ahora mismo para nada.-No me puedo creer que de verdad sea tan torpe para esto…
-   ¡Está bien! ¡Soy Blanca Aura más conocida como Aura, la chica rara! ¿Contento?-Respondí enfadada.
-   ¿En serio, eres tú? ¡Si que has cambiado!-entre risas- ¡Jamás hubiera imaginado que eras tú! ¿Cómo te va todo?-Respondió sonriente.
-   En fin… ¡Tú no has cambiado casi nada! Me va muy bien gracias por preguntar…
-   Me alegro de que todo te vaya bien. Supongo que te estoy entreteniendo demasiado pero me encantaría poder quedar algún día y ponernos al día si te parece bien.
-   De acuerdo pero te advierto que no estoy demasiado libre para quedar. Déjame tu móvil y te apunto mi  número, ¿vale?
-   ¡Perfecto! ¡Aquí lo tienes, guapa!- ¿Un momento? ¿Me ha llamado guapa así sin más? ¿Qué se cree este…? ¿Qué soy otra más de su lista? ¡Pues la lleva clara!
-   ¡Ya está! ¡Cuando quieras me llamas! Bueno te dejo que sigas entrenando! ¡Ya nos veremos, Joel!
-   ¡Hasta la próxima, Blanca Aura!- Entre risas.
-   ¡Déjalo en Aura!- Le grité desde lejos.
***
Llegada a casa:
-¡Hola, Ruth! ¿Estás en casa? ¡Tengo una noticia que darte!- Escucho risas. ¿De quiénes son?
-¡Hola, Aura, ven pasa al comedor! ¡Te estábamos esperando!- Me reclamaba Ruth.
- ¿Y esto chicas? ¿Una reunión solo de mujeres? ¡Qué divertido! ¿De qué estáis hablando?
- Estábamos conversando con el nuevo ligue cibernético de Pilar que le ha propuesto verse en persona y nuestra amiga es incapaz de presentarse porque le de vergüenza como siempre… - Comentó María.
- Oye, que no es mi culpa que sea tan introvertida y que me cueste lo mío quedar con un chico… - Se enojó Pilar.
- Bueno…Pilar, debes comprender que si te niegas siempre a quedar con uno jamás superarás ese temor. Sé que siempre te advertimos de que suelen ser todos iguales porque no miran más allá de su ‘‘querido amiguito’’ del alma y sus necesidades… pero supongo que es como todo que hasta nosotras las tenemos aunque no lo demostremos. ¡Ojo, que con esto no te estoy diciendo que algunos  no sean unos cerdos y unos imbéciles de remate y poca monta!
- Pero de verdad es que me da cosa es un chico muy dulce y muy majo pero es que pensar… ¡Huy, este me lo está diciendo para llevarme directamente a la cama! Como comprenderás te quita toda la magia… o por ejemplo yo que soy un cero a la izquierda y que no sirvo para nada- ¡Ya empieza con la infravaloración y las paranoias así no avanzamos, che!
- ¡Ya estamos! A ver señorita que dejes de pensar en que no vales para nada y que no estás hecha para tener citas ya que no digo que puedas estar del todo preparada para una relación porque eso se va viendo poco a poco según como sean las citas pero si te niegas a quedar qué quieres que te diga… ¡y ACEPTATE DE UNA VEZ POR TODAS PORQUE VALES MUCHO, NENA, Y QUE NADIE TE DIGA LO CONTRARIO!
- Pues aún así me niego a presentarme a no ser que alguna lo haga en mi lugar. ¿Quién se ofrece?
Un silencio repentino inundaba el salón mientras las chicas dudaban en cuál de ellas podría sustituir a Pilar. La decisión estaba muy reñida porque una de ellas tenía pareja, y por tanto era muy arriesgado el asunto mientras que cualquiera de las primas podría hacer el papel suplente. ¿Pero cuál sería la adecuada? ¿O mejor dicho quién será la valiente?
El silencio desapareció cuando Aura acepto la oferta a pesar que no las tenía todas consigo ya que presentía que algo cambiaría después de esa peculiar cita.

-¡¿En serio?!¡Has aceptado! ¡Eres un sola, amiga! ¡Te debo una de grandes!- Comenta Pilar emocionada.
- Bueno ahora que nuestra Aura te sustituye cuéntanos más acerca del misterioso ligue, ¿no?
- Pues… tiene nuestra edad, parece buen chico, es muy tímido, según me contado físicamente no se considera guapo o al menos eso es lo que piensa porque las chicas no se le suelen acercar aunque tiene estatura normal y ojos claros. Es muy majo y se le ve sincero a veces me recuerda a alguien pero no sé a quién por su forma de hablar. No nos hemos enseñado foto porque creemos en el interior antes que el exterior.
- Supongo que cuando lo conozca puede que me percate de lo que dices o tal vez no. ¿Cómo habéis quedado para conoceros? – pregunta Aura.
- Irá al paseo de la Castellana a las 18:15 dentro de dos días y le reconocerás por unas deportivas rojas y verdes.
- Bien, perfecto ¿y tú que le has dicho que te ibas a poner peli rosa?
- Me reconocerá por unas leggings de  flores y por supuesto por mi cabellera rosa.
- Yo no tengo porque no es mi estilo  así que mañana me las traes al instituto.
- Sí sí sin falta las tendrás.
***
En uno de los descansos se reúnen Héctor, María, Esteban, Diego y Aura. Pilar estaba en el taller de diseño gráfico acabando un trabajo.
-  Hey, ¿qué os contáis? ¿Algo interesante para nuestros oídos? - Pregunta el entusiasta de Héctor.
- Tal vez si tal vez no… Señor  cotilla. – Le saca la lengua María.
- Ya empezáis otra vez jajaja al final tendré razón y acabáis juntos.- Contesta Esteban.- ¿Verdad que sí, Aura?
- Deja en paz a los tortolitos pero si tal vez tengamos algo interesante
- Algo interesante… ¿cómo?- Esteban muy intrigado.
- Digamos que nuestra querida Pilar es un tanto cobarde y le toca a mí prima ir a la cita de Pilar con un chico que conoció por internet.- Contesta María.
 Los chicos se miran sorprendidos tratando de disimular ya que saben algo que las chicas desconocen. ¿Qué será?
-   ¡Vaya, vaya! ¡Qué sorpresa! ¿Y cuándo es la cita?- Pregunta  Diego.
-   Esta tarde a las 18:15 en el paseo de la Castellana.
-   ¡Pues ya nos contarás! Nos parece interesante…
-   Lo haré, bueno hasta luego.
***
En otro lugar de la ciudad a las 17:00 en la habitación de ocio de Diego andan los chicos reunidos excepto  Juan Pedro.
-   Tíos, ahora sí que no me puedo presentar a la cita. ¿Qué van a pensar de mí? ¡Descubrirán que soy yo el admirador secreto de Pilar. – Parlotea Diego bastante agitado por la situación.
-    ¡Diego, cálmate! Entendemos que no quieras ser descubierto por todas pero tienes que entender que alguna vez tendrás que decirle algo ¿no crees? – Responde Esteban.
-    Pero, ¿qué quieres que haga? Ellas han cambiado el plan previsto.
-   Hacemos una cosa ya que va Aura que vaya Esteban y que se las ingenie para tener una cita con ella. ¿Qué os parece?- Propone Héctor.
-   No es mala idea salvo que como hago para tener una cita con ella. ¿Qué hago? ¿Me la llevo a un restaurante? – Esteban piensa que todo esto es un completo disparate.
-   ¿Por qué no? ¡Puede que te lleves más puntos así! ¿No es eso lo que les mola a las chicas?- Le guiña un ojo Héctor.- Lástima que mi hermano se está perdiendo todo esto.
-   ¡Qué sepas que lo hago para que dejes esa cara de triste!
-   ¿Yo triste?
-   Si, tú ¿Quién sino? ¿Conoces algún otro Diego Montero Gallego que viva aquí y que esté presente?
-   Pues no era consciente de ello. Pero muchas gracias campeón. ¡Te debo una ronda de birras!
-   ¡Tomo nota!
-   ¿Y para el resto de colegas qué?
-   ¡También, también!
-   Vamos a celebrarlo como los grandes tíos que somos. ¡Oe,    oe, oe!
***

Un poco más tarde de la hora establecida se encuentra Aura dando vueltas por el paseo en busca del misterioso chico de las zapatillas rojas y verdes. ¿Quién será? ¿La estará esperando? ¿Por dónde vendrá?... Lo que no sabe todavía es que le separan apenas unos metros de distancia de su futuro acompañante el cuál le tiene preparado una sorpresa.
-    Hola, soy el chico misterioso. Por favor, no te gires ni levantes la cabeza solo puedes comprobar que soy el chico que buscabas mirando a los pies unos segundos mientras te coloco un pañuelo.
-    Hola, está bien te obedezco. ¿A dónde me llevas?
-   A uno que seguro que no te lo esperas. ¿Ves algo?
-   ¡No, para nada!
-   Entonces, ¿preparada?
-   Por supuesto.
Esteban contemplaba la mirada atónita y curiosa de los transeúntes mientras cogía de la mano a Aura para guiarla a un lugar improvisado en el que sentirse más a gusto. Aunque aquella no sería la única sorpresa de la velada.






 




 





 






 Si os habéis pedido algo no dudéis en visitar la siguiente web o pinchar en la etiqueta Wattpad .
 ¡Un saludo y hasta la próxima!


You Might Also Like

2 comentarios

  1. Ya sabes que me encanta :))
    besos,
    www.masalladelafoto.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé eres una fiel seguidora como yo de la tuya :D

      Besos y pasatelo genial esquiando.

      Eliminar

Reto : ¡Yo escribo!

¡Yo escribo! ¿Y tú?

21.buttons

21.buttons

Sponsor

Creative Commons License This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Right's author reserved by Creative commons.All kind of reproduction of my blog without my autoritation would be penalized. For whatever communication you must to send me an e-mail at suenyosmarselleses@gmail.com